Agradecimientos

 

He decidido dar a luz mis escritos (después de mucho meditarlo), a fin de que puedan conocerlos quienes así lo deseen. Y el modo más eficaz de hacerlo, según creo, es usando las nuevas tecnologías.

 

Doy gracias, en primer lugar, a la profesora Emilia Oliva (poeta tradicional y experimental ella misma), sin cuyo empeño por dar a conocer mi obra, así como sus certeros y sensibles estudios, este proyecto no sería posible.

 

Quiero agradecer a Marta Portalés su ayuda con la cámara fotográfica y la administración de la web; sin ella, los cientos de dibujos y acuarelas habrían permanecido desconocidos y, finalmente,  dispersos sin remedio. Agradezco también a su profesionalidad y sensibilidad (así como al tesón de Emilia Oliva) haber podido añadir los libros de poesía experimental, compuestos en Madrid, L´Derry, Pisa y Extremadura.

 

Deseo también aquí recordar a mis amigos de Zarza de Granadilla, primeros en romper mi silencio; cuando, adaptado al anonimato, me retiré con intención de poner orden en mi obra completa y seguir desarrollándola. Gracias a Ramón, primero en descubrir y apreciar mi poesía; a Juan Luis Campos, que decidió ilustrar y publicar una antología de mis últimos libros (de entonces), logrando financiación entre los amigos, y un libro, el Libro de Horas, también ilustrado por él y financiado por el Ayuntamiento de Zarza, con el apoyo de su alcalde.

 

Finalmente quiero dar las gracias a Pablo Jiménez (amigo de infancia y poeta él mismo), por su invitación a publicar en Veturia, editada por extremeños en Madrid. En relación a la publicación de este libro, debo mencionar a José Iglesias Benítez, director de Veturia, por su amabilidad y apoyo entusiasta.

 

Para terminar, gracias a la familia, amigos, amigas, y todo aquel que me ha apoyado en la vida, como mis paisanos de Zarza, cuando me retiré para cumplir mi tarea.
 
                                                                               José Antonio Cáceres